City SightSeeing

Brighton

Reino Unido

3 atracciones que no te puedes perder

Estos son los 3 lugares que no pueden faltar en tu visita a Brighton. Baja en la parada de autobús 9 para hacer tus compras y visitar la zona residencial de Brighton. Este lugar, que solía ser un barrio de bajos recursos, hoy te sorprende con una variedad de pubs, cafés, teatros y museos. El la parada de autobús 13 encontrarás otra joya. Te lleva a Brighton Marina, un puerto deportivo con una zona residencial que ofrece una variedad de actividades de ocio y tiendas para todos los gustos. Y no te vayas de la ciudad sin dar un paseo por Old Steine. En la parada 10 encontrarás Old Steine ​​Gardens, una zona verde urbana que alberga varios monumentos de importancia histórica nacional.
3 atracciones que no te puedes perder

3 atracciones que no te puedes perder

Estos son los 3 lugares que no pueden faltar en tu visita a Brighton. Baja en la parada de autobús 9 para hacer tus compras y visitar la zona residencial de Brighton. Este lugar, que solía ser un barrio de bajos recursos, hoy te sorprende con una variedad de pubs, cafés, teatros y museos. El la parada de autobús 13 encontrarás otra joya. Te lleva a Brighton Marina, un puerto deportivo con una zona residencial que ofrece una variedad de actividades de ocio y tiendas para todos los gustos. Y no te vayas de la ciudad sin dar un paseo por Old Steine. En la parada 10 encontrarás Old Steine ​​Gardens, una zona verde urbana que alberga varios monumentos de importancia histórica nacional.

¡Mucho para ver!

Brighton creció y se transformó en un importante centro turístico después de la llegada de los ferrocarriles en 1841, convirtiéndose en un popular destino de ida y vuelta para los que quieren escapar de la bulliciosa Londres. Sus atracciones van desde sitios históricos y monumentos, como el Pabellón Real o la Torre del Reloj de Brighton, hasta sus playas de piedras o guijarros.
¡Mucho para ver!

¡Mucho para ver!

Brighton creció y se transformó en un importante centro turístico después de la llegada de los ferrocarriles en 1841, convirtiéndose en un popular destino de ida y vuelta para los que quieren escapar de la bulliciosa Londres. Sus atracciones van desde sitios históricos y monumentos, como el Pabellón Real o la Torre del Reloj de Brighton, hasta sus playas de piedras o guijarros.